Reflexiones sobre el paisaje

(1897)

EL HOMBRE TRANSFORMA LA NATURALEZA EN PAISAJE POR SU ACCIÓN O INCLUSO POR SU MIRADA

Transitar a través de nuestra geografía, por nuestras comarcas costeras, por los intersticios rurales de las grandes áreas metropolitanas, nos induce a reflexionar sobre ese sentimiento de amor y odio hacia la cultura. Por qué esa ignorancia y abandono de nuestros mejores edificios rurales, arruinados la mayoría o destrozados por intervenciones aculturales, siendo pocos los restaurados y puestos en valor.

De la misma manera que el paisaje, malherido y en un proceso de transformación acelerado que le ha hecho perder la escala e incluso el sentido de ser el escenario de lo rural.

Nuestra sociedad es propensa a un tipo de esquizofrenia que la hace identificarse con lo atávico, con lo "nuestro", como mucha gente afirma, y a la vez destruirlo sistemáticamente.


Imagen de Luis Sebastián, para Ibérica 2000...(Enlace...)
Aún es práctica generalizada, en la mayor parte de los municipios valencianos, de realizar proyectos urbanizadores en los que la tabla rasa es una condición previa para empezar a pensar; cuando si en algo se distingue nuestra geografía es que se trata de un territorio construido a lo largo del tiempo, tanto el urbano como el rural, y en el que cualquier planteamiento debiera ser el de "construir sobre lo construido".

Aún existe la posibilidad de preservar determinados paisajes, generalmente en el interior, y proteger aquellos otros, como el de l´Horta, de gran valor y en un proceso alarmante de ruina, de desaparición incluso, si no se da un cambio radical tanto en nuestros políticos, como en la sociedad y por supuesto en la cultura y en la mente de los técnicos en general.

 

Hoy habia 1 visitantes (5 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=